Más escolares de 12 años consumen cigarrillos electrónicos en el país

Dina Boluarte denuncia: «Comunidades altoandinas son chantajeadas para participar en violentas protestas»
enero 17, 2023

Más escolares de 12 años consumen cigarrillos electrónicos en el país

Debido a un vacio legal de la actual ley contra el tacabaco, los menores de edad pueden comprar los dispositivos con nicotina en bodegas de Lima, Cusco, Trujillo, Arequipa, Cusco, Tarapoto, etc., sin ninguna restricción y a precios que oscilan entre los 4 y 5 soles. Un reciente estudio reveló que 250 000 niños en la capital están expuestos a anuncios de cigarrillos cerca de las escuelas.

Preocupante. Debido a que la Ley General para la Prevención y Control de los Riesgos del Tabaco, Ley N.º 28705, no prohíbela venta de cigarrillos electrónicos a menores de edad, el consumo de estos dispositivos entre los escolares se ha disparado en el Perú. El doctor Alfonso Zavaleta, profesor principal de farmacología de la Universidad Cayetano Heredia, estima que actualmente el 20 % de los chicos de entre 12 y 13 años ya lo consumen.

“La industria tabacalera ha creado un cigarrillo electrónico del tamaño del dedo meñique conocido como vape. Estos vapes de forma plana contienen un cartucho [contenedor] donde se aloja la nicotina y los solventes que al calentarse se vaporizan y generan, con el paso de los años, daños al epitelio pulmonar y alteraciones cardiacas que pueden provocar arritmias”, sostiene Zavaleta.

Los cigarrillos electrónicos tienen dos tipos de cartucho: los abiertos y los cerrados. Los cigarrillos electrónicos con cartuchos abiertos contienen un depósito rellenable que te permite elegir tus propios líquidos, sabores y niveles de nicotina. Este tipo de cigarrillos electrónicos generalmente tienen forma de tubos de 10 a 15 cm y lo consumen los adultos y los que están bajo vigilancia médica como tratamiento para dejar los cigarrillos comunes.

En tanto, los cartuchos cerrados no se pueden rellenar. Estos ya vienen preparados con distintos sabores y niveles de nicotina. Por lo que una vez que se gasta el líquido se desecha y es necesario comprar uno nuevo. Estos cigarrillos electrónicos conocidos como vapes no superan los 5 cm y son los preferidos de los jóvenes por ser baratos, pequeños y contener muchos sabores (menta, durazno, frambuesa, etc.)

Un vape con cartucho cerrado cuesta alrededor de S/ 3 a S/ 4, y lo puedes adquirir en bodegas, minimarket y en algunos supermercados de Lima y de las principales ciudades del país como Arequipa, Cusco, Trujillo e Ica. Igualmente, lo puedes comprar por delibery.

En América Latina, la venta o distribución de cigarrillos electrónicos está prohibida en 37 países, entre ellos Argentina, México, Nicaragua, Panamá, Uruguay, Venezuela y Brasil.

Publicidad y la salud de los consumidores

La industria tabacalera gasta US$ 8 000 millones al año en promoción y publicidad en el mundo para hacernos creer que sus productos no causan daño a la salud.

En el Perú, debido a que las regulaciones de la publicidad del tabaco son laxas, ya que incluso se puede hacer publicidad cerca de los colegios, siempre y cuando la promoción esté dentro de la bodega y no fuera de ella, un estudio del Bureau of Investigative Journalism reveló que 250 000 niños en Lima están expuestos a anuncios de cigarrillos cerca de las escuelas.

El doctor Alfonso Zavaleta sostiene que la narrativa publicitaria de la industria tabacalera de que sus productos son menos dañinos y los vacíos legales de la Ley N.º 28705, han logrado que alrededor del 20 % de escolares de entre 12 a 13 años en el país ya estén consumiendo cigarrillos electrónicos.

“Lo que no saben estos chicos es que el dispositivo que utilizan para vapear equivale en contenido de nicotina a 20 cigarrillos comunes de una cajetilla”, afirma.

El doctor Edgar Amorín, director ejecutivo del Departamento de Cirugía en Tórax del Instituto Nacional de Enfermedades Neoplásicas, sostiene que desde la aparición de los primeros cigarrillos electrónicos hace unos 20 años, la industria siempre ha promocionado estos dispositivos bajo el argumento de que son menos nocivos para la salud.

«Todavía se dice que, como no tiene combustión y no produce humo, estos aparatos supuestamente son más seguros», explica.

El experto recuerda que esta información sirvió de base para vender cigarrillos electrónicos en muchos países como una especie de «reducción de daños» o un tratamiento para las personas que querían dejar de fumar.

“Las personas que vapean están expuestas a sufrir con el tiempo de las mismas enfermedades que aquel que fuma cigarrillos comunes, debido a las sustancias cancerígenas de los cigarrillos electrónicos”, afirma.

El cigarrillo electrónico contiene nicotina, una droga que genera adicción, y otras sustancias como el propilenglicol, dietilenglicol, nitrosaminas, cadmio, níquel y plomo. Todos estos componentes son tóxicos a corto plazo para el sistema respiratorio y cancerígenos a largo plazo.

“Cuando una vapea cree que el vapor sale por la boca y no es tanto así. La verdad es que se impregna en la cavidad oral, ingresa al pulmón y de ahí circula por el cuerpo a través de la sangre y termina en las vías urinarias. En todos esos niveles se produce daño y la persona puede tener displasia leve, moderado o severo, que en el peor de los casos puede volverse cáncer”, sostiene Amorín.

Los cánceres más comunes que afectan a los fumadores son el cáncer al pulmón, cáncer de laringe, cáncer de esófago y cáncer a la vejiga.

Hasta el primer trimestre del 2020, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos reportaron la muerte de 68 personas en 29 estados por causa de los cigarrillos electrónicos, y la hospitalización de 2 807 pacientes con lesiones pulmonares asociados al vapeo.

El 42 % de escolares de Lima cree que no hace daño

En el 2018, un estudio de Opinión y Percepción de Estudiantes de Educación Secundaria y sus Docentes sobre el Cigarrillo Electrónico realizado por La Unión Internacional en 150 escolares en Lima y Arequipa mostró que el 42 % de los estudiantes en la capital piensa que los vapeadores no son peligrosos para la salud. En Arequipa esa cifra llegó al 29.1 %.

Al preguntársele a los estudiantes de Lima si los vapeadores contienen nicotina, el 50 % respondió que no, mientras en Arequipa el 63.4 % dijo lo mismo.

Para el doctor Edgar Amorín es evidente que falta educación a los jóvenes, padres de familia y maestros sobre los peligros que acarrea los cigarrillos electrónicos a la salud. “Es necesario regular la venta de estos dispositivos y hacer una campaña de difusión de los daños que causa el vapeo”, señala.

El doctor Alfonso Zavaleta por su parte hizo un llamado al Congreso para aprobar el proyecto de ley 24/37 de la parlamentaria Lady Camones que busca regular la venta de los cigarrillos electrónicos, así como terminar de implementar las recomendaciones del Convenio Marco, para reducir el impacto en la salud de la población de las graves consecuencias derivadas del consumo del tabaco y la nicotina.

Cada año en el país mueren por causa del tabaquismo 22 374 peruanos, mientras 126 754 resultan enfermos.

El sistema de salud cada año gasta S/ 4 241 millones para tratar las dolencias de estos pacientes, y las familias invierten o dejan de percibir S/ 2 443 millones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *