COVID-19: Países ricos están dificultando que el resto del mundo reciban las vacunas

Martín Vizcarra: Congreso aprobó inhabilitarlo 10 años para ejercer cargos públicos por el caso vacunagate
abril 17, 2021
EsSalud continua distribuyendo ivermectina y azitromicina pese a que la OMS señaló que no tienen utilidad contra el coronavirus
abril 17, 2021

COVID-19: Países ricos están dificultando que el resto del mundo reciban las vacunas

Se oponen a que laboratorios renuncien a los derechos de propiedad intelectual, situación que no ha permitido a otros fabricantes crear versiones genéricas de la vacuna.

“La escena [de las vacunas contra la COVID-19] en el mundo es de inequidad, que es lo que nos preocupa desde hace algún tiempo”, dice Krishna Udayakumar, directora fundadora del Duke Global Health Innovation Center.

Cuando se trata de dosis de vacuna, parece que los países ricos solo se están volviendo más ricos, aplastando las oportunidades para que los países menos ricos accedan a la vacuna.  

Según The Economist Intelligence Unit, es posible que algunos países no vean que una parte significativa de su población esté vacunada hasta el 2024.

Las empresas farmacéuticas saben que pueden llegar a grandes acuerdos directamente con países ricos, por lo que tienen pocos incentivos para llegar a acuerdos con la iniciativa COVAX de la OMS. Como resultado, las dosis de vacuna ahora se concentran principalmente en América del Norte y Europa.

Estos países ricos también están bloqueando otra vía potencial para mejorar el acceso a las vacunas: la renuncia a los derechos de propiedad intelectual sobre tecnologías relacionadas con COVID-19.

La propiedad intelectual puede ser una barrera para los fabricantes que desean crear versiones genéricas de la vacuna, lo que podría aumentar la oferta pero, en detrimento de las grandes empresas, reducir sus precios.

En octubre del 2020, la India y Sudáfrica pidieron al Consejo de los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio de la Organización Mundial del Comercio (OMC) que recomendara que la organización emita una exención que libere a los países miembros de la OMC de tener que implementar derechos de autor y patentes sobre COVID-19 tecnología y productos.

El pedido de los dos países se basó en un artículo del Acuerdo de Marrakech, que estableció la OMC, y que permite la suspensión de los derechos de propiedad intelectual en «circunstancias excepcionales», señala Krishna Udayakumar.

Sin embargo, países ricos como Estados Unidos, los miembro de la Unión Europea, Japón y Australia se opusieron.

La continua escasez de vacunas ha dejado a los países de renta baja y media luchando por cualquier dosis que puedan adquirir de los laboratorios. 

A medida que la pandemia se prolongue, las preguntas sobre la distribución equitativa de vacunas y la propiedad intelectual cobrarán mayor importancia.

Con nuevas variantes, es posible que las vacunas requieran refuerzos o el desarrollo de una vacuna estacional, lo que significa que necesitaremos perfeccionar los sistemas existentes para la distribución de vacunas. 

Fuente: slate.com/technology/2021/02/us-covid-vaccines-covax-global-south.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *