Sindicato Médico del Seguro Social hizo entrega al ministro de Trabajo los indicios de corrupción de la gestión de Fiorella Molinelli

En Lima se registró un temblor de magnitud 4,8
febrero 6, 2021
1000 policías custodiarán traslado de vacunas contra la COVID-19
febrero 7, 2021

Sindicato Médico del Seguro Social hizo entrega al ministro de Trabajo los indicios de corrupción de la gestión de Fiorella Molinelli

En un documento de 310 páginas con informes de Contraloría, reportajes periodísticas y denuncias de los cuerpos médicos de 3 hospitales de EsSalud. 

El secretario general del Sindicato Nacional Médico del Seguro Social del Perú (SINAMSSOP), Teodoro Quiñones Sánchez, hizo entrega ayer 5 de febrero al ministro de Trabajo, Javier Palacios, de un informe con los indicios de corrupción de la actual presidenta ejecutiva de EsSalud, Fiorella Molinelli.

Dicho documento de 310 páginas recopila 7 informes de control de la Contraloría General de la República con observaciones; 6 reportajes periodísticos del portal de noticias El Foco; y 3 denuncias sustentadas de los presidentes de los cuerpos médicos de los hospitales Rebagliati, Almenara y Sabogal.

El pasado martes durante una reunión virtual con los presidentes de los cuerpos médicos, el ministro de Trabajo solicitó al secretario general los documentos que acrediten las irregularidades que existen en las adquisiciones de EsSalud durante la primera ola de la pandemia de la COVID-19.

El SINAMSSOP entregó los informes de Contraloría 234-2020 Kit de pruebas rápidas; el 267-2020 Adquisición de equipos biomédicos de Villa Panamericana; el 276-2020 SCE Villa Panamericana Nutrición; el 278-2020 Adquisición de kit de prueba rápida COVID-19; el 279-2020 Otorgamiento de bonificación extraordinaria por labor efectiva en áreas de atención a pacientes COVID-19.

Igualmente, el informe 283-2020 Alquiler de estructuras metálicas para infraestructura hospitalaria temporal para pacientes COVID-19, en la Villa Heysen en Lambayeque; y el 285-2020 Alquiler de estructuras metálicas para infraestructura hospitalaria temporal para pacientes COVID-19, Hospital II Clínica Geriátrica San Isidro Labrador en Lima.

De igual manera, hizo entrega en 57 páginas de los informes periodísticos del portal El Foco: Festín de compras, los negocios millonarios de EsSalud en la pandemia; Hospitales temporales, historia de un fracaso; La ruleta de las pruebas rápidas; El duopolio de los medicamentos; Sin la protección debida; y Lluvia de órdenes de servicio, debidamente documentados que muestran los contactos, la relación con los proveedores, los procesos irregulares y los sobrecostos en gran parte de ellos, incluyendo el gran aparato de comunicaciones con que cuenta la presidenta ejecutiva de EsSalud a pesar de las graves carencias asistenciales de camas UCI, oxígeno, ventiladores y personal asistencial.

Asimismo, se entregaron los informes de los cuerpos médicos del Hospital Rebagliati donde se denuncian a la Contraloría la compra de mascarillas de bajo nivel de protección, así como la irregular e innecesaria contratación de la clínica de ginecología de la Universidad San Martín de Porres, que durante el inicio de la primera ola de la pandemia de la COVID-19 no contaba con las condiciones mínimas para atender el parto de pacientes gestantes y que nunca tuvo un real funcionamiento. Del mismo modo las denuncias del hospital Sabogal sobre la mala organización del trabajo asistencial y una serie de irregularidades en los procesos de adquisiciones.

Por su parte, el cuerpo médico del hospital Almenara hizo llegar un informe documentado sobre la engañosa campaña periodística de la adquisición de 117 ventiladores para la pandemia, cuando en realidad era una reposición de equipos por antigüedad y por estar malogrados, siendo 90 de ellos para transporte.

También alcanzó un documento con las sobrevaluaciones en servicios superiores a 100 y 200 millones de soles en la construcción y equipamiento de hospitales; reposición de 30 ambulancias tipo A y B por 17 250 000 soles, lo que significa que cada una costó 575 000 lo que excede el precio del mercado nacional e internacional; así como la sobrevaluación al menudeo como “robo hormiga” en la compra de equipos de protección especial, chaquetas y pantalones descartables, entre otros.              

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *