La Corte Interamericana deliberará el caso de Cordero Bernal versus el Estado peruano, entre el 25 de enero y el 19 de febrero

Defensoría del Pueblo: más de 5500 mujeres, niñas y adolescentes fueron reportadas como desaparecidas en el 2020
enero 19, 2021
Joe Biden: “La democracia ha prevalecido”
enero 20, 2021

La Corte Interamericana deliberará el caso de Cordero Bernal versus el Estado peruano, entre el 25 de enero y el 19 de febrero

El caso se relaciona con violaciones ocurridas en el marco de un proceso disciplinario, que terminó con la destitución de Héctor Fidel Cordero Bernal de su cargo de Juez Cuarto Especializado en lo Penal de la Ciudad de Huánuco, en 1996.

La Corte Interamericana de Derechos Humanos deliberará entre el 25 de enero y el 19 de febrero, cinco casos en estudio, una sentencia; asimismo realizará diligencias de casos en trámite, conocerá diversos asuntos relacionados con medidas de Supervisión de Cumplimiento de Sentencia y Medidas Provisionales, y tratará diferentes asuntos administrativos.

En el caso del Perú, la Corte deliberará la sentencia sobre el caso contencioso Cordero Bernal versus el Perú.

El caso se relaciona con violaciones ocurridas en el marco de un proceso disciplinario, que terminó con la destitución de Héctor Fidel Cordero Bernal de su cargo de Juez Cuarto Especializado en lo Penal de la Ciudad de Huánuco, Perú, en 1996. La destitución se produjo como consecuencia de una decisión en la que el señor Cordero Bernal concedió la libertad incondicional a dos procesados.

Se alega que el Estado violó el principio de legalidad, debido a la significativa amplitud y vaguedad de la causal por la que se destituyó a la presunta víctima y porque dicha causal hacía referencia a un hecho grave que «sin ser delito» comprometiera la dignidad del cargo, aunque se adelantaba paralelamente un proceso penal por los mismos hechos.

Además, se argumenta que se desconoció el principio de favorabilidad, porque coexistían dos normas, una que permitía la imposición de la sanción de destitución únicamente cuando el funcionario ya había sido sancionado con suspensión, y otra que no exigía previa suspensión. Sin embargo, presuntamente el ente disciplinario optó por aplicar la norma desfavorable a los intereses del señor Cordero Bernal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *