Corte IDH declara culpable al Perú por no respetar la estabilidad laboral de un fiscal

En estos horarios funcionará el transporte público el 24 y 25 de diciembre
diciembre 20, 2020
Nueva variante del coronavirus se registra en Sudáfrica
diciembre 21, 2020

Corte IDH declara culpable al Perú por no respetar la estabilidad laboral de un fiscal

En su sentencia, ordena al Estado pagar una indemnización económica y a adecuar su normativa interna para garantizar la estabilidad de los fiscales provisionales.

La Corte Interamericana de Derechos Humanos declaró responsable al Perú por haber violado los derechos humanos del señor Julio Casa Nina, como consecuencia de la decisión de separarlo del cargo de Fiscal Adjunto Provincial Provisional del distrito judicial de Ayacucho, en el despacho de la Segunda Fiscalía Provincial Penal de Huamanga.

Por esa razón, la Corte ordenó al Perú pagar 30 000 dólares al señor Casa Nina ante la imposibilidad de poder restituirlo en el cargo, puesto que desde el 2005 esa plaza ya cuenta con un funcionario titular.

En su sentencia, la Corte determinó que el nombramiento del señor Casa Nina como fiscal provisional se dio sin la seguridad de la permanencia en sus funciones, es decir, desprovisto de una salvaguarda esencial para garantizar su independencia.

También señaló que el cese del nombramiento del señor Casa Nina se produjo sin existir un proceso disciplinario, ni tampoco elementos que indicaran la realización de un concurso para ocupar esa plaza por un funcionario de carrera.

Según la Corte, el cese arbitrario de la víctima afectó indebidamente su derecho a permanecer en el cargo en condiciones de igualdad, así como su derecho a la estabilidad laboral, como parte del derecho al trabajo.

Asimismo consideró que los recursos judiciales intentados por el señor Casa Nina para la tutela de sus derechos resultaron ineficaces, pues las distintas instancias judiciales del Perú reiteraron el argumento de que debido a la condición de provisionalidad de su nombramiento no gozaba de estabilidad alguna, lo que resulta contrario a las garantías de las que deben gozar las y los fiscales, aun cuando su nombramiento sea en condición de provisionalidad.

Para que no se repitan casos como la del señor Julio Casa Nina, en su sentencia la Corte también ordenó al Estado peruano adecuar su normativa interna para garantizar la estabilidad de los fiscales provisionales.

Finalmente la Corte señaló que supervisará el cumplimiento íntegro de la sentencia, en ejercicio de sus atribuciones y en cumplimiento de sus deberes conforme a la Convención Americana sobre Derechos Humanos.

El resumen oficial de la Sentencia puede consultarse aquí y el texto íntegro de la Sentencia puede consultarse aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *